14 de enero de 2013

Macro, cuando las cosas pequeñas aumentan.

Después de mucho tiempo esperando a poder hacerme con un objetivo macro, me he decidido por el Canon 100mm f:2.8 USM, la versión sin estabilizador.
Este objetivo con los anillos de extensión que ya disponía hacen que aun esté alucinando de hasta que punto puedo llegar.
Las fotos son de estudio, y a mi "amiguito" una Empusa pennata o insecto palo lo he encontrado esta tarde en la calle y antes que pasara a mejor vida lo he adoptado hasta mañana, que lo dejare en lugar mas acorde a su naturaleza.

Como decía las fotos son de estudio, he montado una "Softbox" o caja de luz, una luz de modelado (lampara de despacho) de bajo consumo de  6500K de 23w, un flash TTL esclavo con difusor, y el flash de la cámara también con difusor.
Para el fondo he utilizado una tela negra y después una simple revista con una imagen de un paisaje.



Como la profundidad de campo es mínima, he estado tirando a velocidades de entre 1/80 y 1/160 y aberturas de f:2,8 y f:5,6 para poder tener algún milímetro mas de tolerancia.
De los fondos no me preocupado ya que quedan totalmente difusos, y he podido trabajar tranquilo, ya que el "sujeto", la verdad es que aun que no se estaba quieto se mueve muy despacio, para poner un ejemplo como un perezoso, poco a poco y con vaivén,  otra cosa será en el exterior con otro tipo de insectos voladores.
La cámara sobre trípode y con disparador por cable.

Y estas son las fotos que mas me han gustado y una para que veáis el escenario que he montado.
Para ser mi estreno con el objetivo, estoy muy contento del resultado, esperemos mejorar.

Hasta la próxima.










2 comentarios :

Berto Garcia dijo...

excelente trabajo y que dificil de ver son Saludos

SINEQUANUM dijo...

@Berto Garcia

Gracias Berto, a seguir aprendiendo, un saludo